domingo, 22 de enero de 2017

À la folie

Lejanos hablaron los corazones,
escuchan historias,
o quizás esconden penalidades,
necesitamos nuestra respiración,
caminamos cruzando nuestras miradas,
inhalando sentimientos,
trazando secantes,
omitiendo miedos intransigentes.

Y haré un pequeña aproximación.

Girarán las manecillas del reloj,
aguardaré tu llegada,
teñiré el cielo de verde oscuro,
instalaré bombillas de alta intensidad,
te miraré y tú me mirarás,
"Amor mío, por fin aquí estás".


P.D.: 6:21 de un 22 de Enero

sábado, 7 de junio de 2014

Detrás de la puerta

A ti niña,
hoy me han dicho que últimamente estás triste,
que ni el Sol ni la Luna parecen estar en tu vida.

A ti cariño,
que hace poco me contaron,
que la Luna estalló en tu rostro,
y unas amargas lágrimas cayeron por tu mejilla.

A ti niña,
que ya ni los chistes,
ni las bromas te hacen reír,
tu sombra me contó que cada día eres un poco más infeliz.

A ti chica,
que los fantasmas del presente y del pasado te persiguen sin tregua,
ni duermes, ni vives,
que eres una especie de sombra sofisticadamente real.

A ti Julieta,
que tu Romeo vive a mil kilómetros de tu realidad,
a ti que sola bajas la calle principal.

domingo, 1 de junio de 2014

¿?

"Querida Allyster,

Te vi la noche pasada mientras ibas a tu casa, ibas con un jersey azul a rayas y con el pelo recogido, parecías una de esas chicas que desprende dulzura a simple vista.
Caminabas rápido, como si alguien te persiguiera, ojalá pudieras sentir mi presencia rodeándote, el semáforo se puso en rojo y tú te detuviste, me quedé algo embobado, al ver tus ojos, esos ojos que desde hace tiempo estoy buscando y gracias a ti he encontrado, por algún motivo sonreíste y una sonrisa en mi cara también se dibujo.
Perdóname haberte seguido hasta tu portal, y a ver visto el libro de Álgebra que llevabas en la mano.

Un saludo, Ethien"

Folks

Camino, voy de aquí a allá, me pierdo en estas calles y te puedo decir que ya las conozco de arriba a abajo.
Si quieres te puedo enseñar un atajo para que camines menos, pero no lo haré porque hoy me apetece retenerte conmigo, quiero que me cuentes tus sueños y tus contradicciones.
Sabes que soy adicta a ver tus labios en movimiento y a observar tus ojos cuando me narran una historia, de esas que ya no se escuchan, cuando me dices lo que te pasó anoche mientras yo dormía.

Será que este es el resultado de todas las lunas que he visto, será que esta es la respuesta.
Me han dicho que mañana te irás, pero tú no me lo has dicho, no quiero que te vayas, quiero que te quedes para recorrer la calle central, para reír, para soñar mientras visitamos el centro comercial, quiero que miremos juntos la Luna, quiero que me sujetes si me tropiezo a posta.

Sé que mañana te irás, sé que no te volveré a ver, sé que nunca te he besado, también sé que nunca lo haré.

En la isla

Son las palabras que ya no existen en mi vocabulario,
las sonrisas muertas,
el cigarrillo apagándose lentamente.

Será que el corazón se autodestruye,
será que las alas perdidas nunca vuelven a ser encontradas.

El viento se lleva todo,
todo lo que se ha roto,
todo lo que está a punto de construirse.

Me dicen que ahora vuelas,
me dicen que vas hacia el Este,
donde nadie se pierde.

Junto a ti una nueva mariposa,
que juntos buscáis un bosque,
que juntos soñáis,
que juntos veréis la vida pasar.

sábado, 22 de marzo de 2014

Habían tulipanes

Caminé por aquel campo, entre tulipanes y violetas, me olvidé de mi nombre y adquirí una nueva personalidad, para adaptarme al modo de vida del campo, caminé y de tanto caminar mis pies empezaron a sangrar.
Hoy en día me pregunto, por qué lo hice, si hasta mis pies sangraban por qué decidí seguir caminando, supongo que ese campo era demasiado maravilloso y yo podía soportar todo el dolor.



Me decían que en algún momento había de volver a la realidad, no les creía, en mi campo yo era feliz, pero la felicidad como esta botella de alcohol que tengo a mi lado se acaba.


Mañana he hecho la promesa de retirarme, pero esta vez a ningún campo, esta vez me iré a algún sitio que sea tan sombrío como esto que lleva incrustado en el alma, ahí me marcharé y cuando haya cumplido mi misión, regresaré, pero amigos míos, no volveré a veros, caminaré por las calles que hoy camino pero mi expresión ya no será la misma, y no me reconoceréis.




jueves, 2 de enero de 2014

Para empezar ...

No sé muy bien por donde camino, creo que a veces tropiezo y otras me clavo espinas en los pies, sinceramente hay cosas que están acabando conmigo, siento que tengo miles de planes pero sintiéndome enferma por llamarlo de alguna forma ninguno de esos planes se cumplirá.
Intento mirar la vida con otra perspectiva pero es como si todo se pusiera en mi contra, pocas son las personas que me acompañan, pero tengo a un batallón en mi contra.
Empezar el año discutiendo con tu familia, por el simple hecho de querer ser un poco más libre, de querer dialogar las cosas, pero no, es más fácil gritar y y que le den por culo al diálogo.
Ya no sé que es de mi vida y que estoy haciendo con ella.

sábado, 10 de agosto de 2013

Pasar o infringir

Tan sólo el frío que recorre mi espalada me hace conocedora del miedo que me envuelve, dicen que entes que nos rondan se alimentan de eso, a veces no hace falta pertenecer al otro mundo ni ser un ente para alimentarte del miedo de alguien.
Hay veces en las que tan sólo ese recuerdo me hace estremecer, una parte de mí lo rechaza y mi mente cierra las puertas pero de alguna forma siempre se acaba filtrando es un pesadilla pero mentiría, porque fue una realidad.
Supongo que con el tiempo le daré menos importancia, será una parte de mi vida, pero hoy en día no es así, intento concentrarme intentando olvidar, pero hay días en los que ya no sé ni que pensar.
En un principio parecía superado, y poco a poco empecé a darme cuenta que hacer borrón y cuenta nueva era muy difícil, sobre todo cuando eres tú misma la que se tortura mentalmente, ¿cómo se supone que voy a pasar de página, si no puedo olvidarlo? Esa pregunta me recorre muy a menudo mis neuronas, una parte de mí dice que no me atormente que viva el día a día pero otra me echa de todo la culpa, es como vivir entre dos mundos, ambos en una batalla, y no saber cual es el amigo y cual ele enemigo.
Sin embargo hay veces en las que por arte de magia desaparece, se va, se escurre y se mete en un cajón, la distracción es lo que hace que ocurra eso, pero algo me dice que no lo puedo dejar atrás que eso vivirá siempre conmigo y que de ahí sacaré fuerzas aunque por ahora me parezca que sólo se puede sacar dolor y rabia.
Un viaje, eso es lo que mi mente me grita, salir, tomar aire y ya no volver, quedarme en tierras desconocidas, eso parece una buena salida a tantas cosas en la vida, irse a otro lugar, pero nuestra vida es como un chicle que pisamos, siempre la llevamos en la suela de nuestro zapato y si no los restos.